Cómo aprovechar un dominio web que ya no utilizas. #15

Cómo aprovechar un dominio web que ya no utilizas

Probablemente alguna vez te has encontrado con un dominio que has pagado y ya no quieres para nada: un blog que abandonaste, algún proyecto que no duró mucho, la tienda que le ibas a montarle a tu primo… pero antes de abandonarlo a su suerte deberías plantearte alguna forma de cómo aprovechar un dominio web que ya no utilizas.

Vende tu dominio

En cuanto lo abandones y pasen los plazos legales para estar de nuevo a la venta, alguien lo comprará, y muy probablemente lo pondrá a la venta. Antes de dejar que eso ocurra, hazlo tú y llévate tú el beneficio. Pueden pasar meses, pero si se vende, habrá merecido la pena.

Si tu web pertenecía a un nicho y estaba medianamente bien posicionada, puede ser para alguien que quiera lanzar una web de ese mismo nicho, y comenzar con un dominio que ya tiene buena autoridad, es una ventaja.

Hay parkings de venta de dominios, pero el más famoso en español es sin duda sedo.com

Gana dinero con anuncios y enlaces de afiliados

Convierte tu anterior web, que era un blog o una tienda… en una página estática, algo sencillo, eso sí que hable sobre la misma temática que ya tenías.
Utiliza Adsense o similar para que aparezcan anuncios relacionados con el tema, y tendrás muchas probabilidades de que quien llegue a la web pinche en alguno.

También puedes poner enlaces de afiliados de productos de esa temática, por ejemplo si tu web era una tienda on-line pon productos de amazon, o de cualquier otra cosa relacionada con la temática. Algo irá cayendo y el dominio continúa posicionando en su nicho.

Crea un slow-blog

¿Qué es un slow-blog?

Un blog no ha de requerir necesariamente dedicación completa, no es obligatorio escribir en él todas las semanas, ni siquiera todos los meses. Todo depende del tiempo del que dispongas, de lo que te hayas propuesto para ese blog, y del plazo que te hayas marcado para conseguir tus objetivos. En este caso, no es un blog que pretendas rentabilizar (por ahora).

Un slow-blog es un blog de baja velocidad, en el que escribes solo cuando tienes tiempo y te apetece, que irá creciendo y posicionando poquito a poco y en el que puedes poner algún enlace de afiliado, y si cae algo, pues genial. Todo más lento.

Lo bueno es que está ahí, creciendo poco a poco y ganando autoridad, para que el día en que decidas hacer algo con él, sea lo que sea… partas de un inmejorable punto de partida.
Elige una plantilla que no te de mucho trabajo, y en media tarde, ¡lo tienes funcionando!

Mejora el posicionamiento de otra web

Si optas por la opción de mantener una web estática o un slow-blog, y tienes otro proyecto que está empezando (tuyo o de un cliente), aprovecha la autoridad que ya tiene este dominio para poner algunos enlaces (sutiles, que nos conocemos) a esa otra web y ayudarás a que crezca más rápido gracias al linkbuilding. A Google le encanta el linkbuilding.

Conclusión

También puedes probar una combinación de varias opciones, pero recuerda no sobrecargarlo de enlaces ni de anuncios, o acabará penalizado y conseguirás justamente lo contrario de lo que pretendías.

En cualquier caso, sabiendo que si lo abandonas será comprado automáticamente, date una oportunidad a ti primero y puede haber recompensa.


Tags:
Deja un comentario